Saltar al contenido

Mucinex 2021 o Nescafé 2021

No sé si se dieron cuenta pero esta semana que pasó salió al aire una nueva campaña de Nescafé basada en ilustraciones bicromáticas o duotono muy sencillas de personas tomando café en tazas, con el detalle de que la forma en la que se ilustraron dichas tazas se asemejan a las mascarillas que todos utilizamos hoy en día para protegernos del corona virus. Igual les dejo en mis redes y en el blog de mi web las imágenes para que tengan una idea más clara.

Resulta que para mediados del año pasado la compañía MUCINEX (compañía que produce un expectorante y mucolítico de amplia trayectoria en el mercado) lanzó de la mano del Ilustrador israelí Noma Bar y la Agencia McCann una campaña dentro de la cual podemos identificar una pieza en particular que parece haber sido la ¨inspiración¨para la campaña de Nescafé. El parecido de la pieza es obvio y nos hace pensar que tanto de innovación, de copia, de inspiración etc. hay en la pieza original y en la versión de Nescafé.

En el mundo de hoy resultan comunes los casos como este, hay puntos de vista tan variados como: ¨Si está en internet, ya es dominio público¨ o ¨Todo lo que ves en medios es una copia, no hay nada original¨o ¨el nivel creativo hoy en día, sobre todo de las grandes agencias es pésimo, las agencias, antes famosas por dedicar esfuerzos y recursos en ser originales y crear piezas icónicas hoy se han vuelto líneas de montaje donde se copian ideas sin ningún tipo de remordimiento¨

El conseguir piezas como estás, valga la aclaratoria de que son muy, pero muy parecidas nos hace pensar lo anterior. ¿Qué o cuánto de lo que aparece en internet podemos usar o mejor dicho adaptar a las necesidades de un cliente? ¿Se justifica que una marca como Nescafé, que tiene recursos y presencia mundial, lance una campaña destinada a generar polémica y que se les cuestione por copiar?

¿Está bien copiar? ¿Mucho, poco? ¿ Cuánto de nuestras ideas es realmente nuestro?

¨Los buenos artistas copian, los grandes roban¨, esta es una frase cliché bajo la que se puede amparar cualquiera y ha sido atribuida a gente como Steve Jobs, Pablo Picasso pero lo cierto es que no es original de ninguno de los dos y ha sido atribuida con sus respectivas variantes a gente como el genio musical Igor Stravinsky o el escritor William Faulkner así que podrás tener una idea de lo común que puede ser este tema.

En algunas industrias como la musical o la manufactura de productos tecnológicos parece ser un lugar común la apropiación distendida de conceptos y elementos. La publicidad no se queda atrás, en algunos casos son decisiones ejecutivas tomadas fríamente a fin de generar controversia y polémica (entre más grande la empresa peor) y ganar con esto free Press, mayor tráfico en su canales digitales, etc.

Una última pregunta: ¿Puede una agencia o profesional garantizar el 100% de la originalidad de una pieza o campaña?

En mis redes y en el blog de mi página carlitosmoralesbranding.com les dejo el par de imágenes para que saquen sus propias conclusiones.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Branding, Diseño Gráfico, Copywriting, Inbound Marketing, Diseño Web, Voice Over, Producción Audiovisual.